Sobre la domesticación

Según los descubrimientos de la arqueología, el Neolítico debe tomarse como el punto de partida para estudiar y entender el peso de la domesticación en la historia de la especie humana. Aunque para entonces el lobo ya había sido convertido en perro, las labores de ganadería darían inicio a una segunda forma de relación con los animales que, más allá de lo afectivo, supondría una revolución a nivel social y económico.

Sin detenernos ni un segundo a pensar, podemos citar un buen puñado de ámbitos en los que la domesticación y el servicio de los animales para las sociedades humanes ha tenido desde entonces, y tiene, una relevancia notable: la ganadería, la agricultura, el sector textil y la moda en general, la guerra, la investigación científica, o la simple compañía afectiva.

En este pequeño ensamblaje, titulado «Sobre la domesticación», me cuestiono el sentido y el alcance de la domesticación en la actualidad. Aceptado el hecho de la domesticación como fruto de una interrelación naturalmente racional entre el ser humano y el resto del mundo animal, cabe preguntarse sin embargo cuánto de racional queda en el ostentoso sobreconsumo de carne, cuánta anomia social y soledad explica que los hogares se llenen de mascotas, cuánto de ese popular “amor a los animales” comprende el mundo animal global que está más allá de sus cuatro paredes y se hace cargo de ello, cuánta sobreproducción, impacto medioambiental y sufrimiento se deriva del espectáculo y la protección de la propiedad privada… Y por último, y no de menor importancia, cabe plantearse la afinidad que los problemas de la domesticación animal pudieran tener con las relaciones de clase y de género en las sociedades propiamente humanas.

«Sobre la domesticación» ha sido realizada a partir de materiales recuperados, tales como leña de encina, piezas decorativas o de juguetes, y masilla de polvo de mármol. Sus dimensiones son 21 x 8 x 12,5 (cm).

Toma frontal de «Sobre la domesticación».

Toma lateral izquierda de «Sobre la domesticación».

Toma lateral derecha de «Sobre la domesticación».

«Sobre la domesticación».

No hay comentarios

Escribe un comentario